Vídeos

Loading...

Historia en Libertad

viernes, agosto 01, 2008

Hispanoamérica en el siglo XIX (Los conflictos fronterizos)

Al producirse la emancipación hispanoamericana en el continente los nuevos Estados se organizaron sobre la base de las antiguas divisiones político administrativas (audiencias y gobernaciones) o militares (capitanías generales).
El criterio para fijar las fronteras fue el principio jurídico utipossidetis iuris que fue sancionado por U.S.A. en 1856 respetando los límites territoriales de las "colonias Europeas en América".
Bolívar era partidario de una confederación de Estados, "ya que las repúblicas americanas tienen un origen, una lengua, unas costumbres y una religión" (Jamaica, 1815). Con posterioridad quiso preservar la unidad de bloques: Ecuador, en la Gran Colombia; el Alto Perú (Bolivia), y la región platense. Porque su perspectiva se proyectaba al futuro y se basaba en las grandes circunscripciones virreinales.
IDEAS DE INTEGRACIÓN AMERICANA EN EL XIX. Las dificultades para la unificación se manifestaron desde el principio. La geografía física ofrece marcos naturales muy delimitados. Los grandes ríos no han sido caminos de comunicación y relación interna. Los elementos humanos muy mezclados y diversos quisieron conservar en todo momento su influencia. Criollos y mestizos, los organizadores de los nuevos Estados, no podían prescindir de su particularismo o de su cantonalismo. Cada marco fue un foco de independencia, en torno a los núcleos urbanos establecidos para lograr el contacto y la conservación de los grupos humanos preexistentes.
Los ideales de Bolívar fracasaron en el Congreso de Panamá (1826). Falló la Confederación centroamericana (1839), la Gran Colombia (1830), México perdió dos millones de kilómetros cuadrados que pasaron a U.S.A. El interés de U.S.A. y el separatismo llevaron a la división de Panamá. El camino seguido por Hispanoamérica fue el de la desintegración. La construcción de una entidad de orden superior exige siempre la posesión de un propósito común y un objetivo trascendente. Pero Hispanoamérica fue hija de la ilusión de la acción (aventura romántica). El objetivo concreto de su burguesía era egoísta.
LOS CONFLICTOS FRONTERIZOS EN EL XIX. Casi todos los Estados hispanoamericanos discutieron entre sí por las fronteras.
Entre 1825 y 1828 la banda oriental del estuario del Plata originó la guerra de Brasil y Argentina. La intervención de Gran Bretaña dio lugar a la creación de Uruguay en la zona del litigio.
Entre 1865 y 1870 el dictador paraguayo Solano López se propuso, a imitación de Napoleón III, dominar en la región platense. Brasil, Argentina y Uruguay obtuvieron la victoria en la llamada Guerra Grande. Perdió Paraguay parte de su territorio en la "Mesopotamia" y vio reducida su población desde más de un millón de habitantes (1863), a los 231.000 en 1872.
Perú, Bolivia y Chile, entre 1876 y 1879 promovieron la guerra del salitre por el territorio de Atacama, tras la cual Bolivia quedó privada de salida al mar.
México, frente a U.S.A. en la guerra de 1846-1848, sufrió la pérdida de Texas, Nuevo México y Alta California (2.300.000 km2).
La cuestión del Chaco dio lugar a varios conflictos. En el siglo XIX las diferencias de Argentina y Paraguay (1875-76) fueron resueltas por el laudo arbitral del Presidente Hayes (1878) concediendo a Paraguay la zona comprendida entre el Pilcomayo y Arroyo Verde.

1 comentario:

Renata Mendoza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.